Fausto. 1993

Fausto. 1993. Instalación. Acrilico sobre lienzo, madera, flores y sistema sonoro-auditivo. Vista del montaje en la Galería Arte 19. Bogotá. 1993.
Fausto. 1993. Instalación. Acrilico sobre lienzo, madera, flores y sistema sonoro-auditivo. Vista del montaje en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. 2002.
Fausto. 1993. Instalación. Acrilico sobre lienzo, madera, flores y sistema sonoro-auditivo. Vista del montaje en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. 2002.
Fausto. 1993. Instalación. Acrilico sobre lienzo, madera, flores y sistema sonoro-auditivo. Vista del montaje en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. 2002.
Fausto. 1993. Instalación. Acrilico sobre lienzo, madera, flores y sistema sonoro-auditivo. Vista del montaje en la Galería El Museo. Bogotá. 2014.

Sobre la obra

Dice Carolina Ponce de León en la Revista Poliester. México. 1995:

El recurso de la apropiación se convirtió en pieza de engranaje fundamental de la obra de Nadín Ospina en los años siguientes. A finales del 93 presenta una instalación titulada Fausto en una galería privada de Bogotá. Dice Baudrillard que es más humano “depositar nuestra suerte, nuestro deseo, nuestra voluntad en manos de alguien”, que es mejor ser “controlado por otro que por uno mismo.
Es mejor ser oprimido, explotado, perseguido, manipulado por otro que por uno mismo”. Esto es lo que provoca Nadín Ospina cuando asume el rol de Mefistófeles.
Negocia con Carlos Salas la adquisición de una de sus obras mayores, un
“alma” titulada La anfibia ambigüedad del sentimiento (1989), calificada por un crítico colombiano como una obra maestra de los años ochenta nacionales. La obra es descuartizada por Ospina. Es decir, su ambición (una tela de 1.50 x 10 metros) fue fragmentada en módulos de formato doméstico y reinscrita dentro de los términos de sus propios códigos formales; ocho floreros de rosas blancas en el centro de la instalación -que en el texto de Goethe son las flores de la salvación-, coros celestiales y el eco reverberante de aplausos concluían la complicidad y la ironía. Con los aplausos bajaba un telón imaginario, la representación llegaba a su fin: las luces de la sala se apagaban.
Tanto el museo como la galería de arte se convierten en espacio teatral en la
obra de Ospina. Hay una ambientación ambigua. La representación y la simulación están en escena porque el artista está desplazado de su protagonismo para convertirse en director-voyeurista detrás de bambalinas. Barthes (la muerte del autor), Duchamp (la apropiación del objeto de fabricación ajena) y Baudrillard (la simulación) parecen ser los mentores de la obra.

Revista Poliester

Alvaro Medina sobre Fausto Magazin Dominical de El Espectador

A %d blogueros les gusta esto: